¿Hay que hacerse autónomo para ser escritor?

typewriter-584696_640Seguro que en alguna ocasión te has formulado esta pregunta, y lo cierto es que es una de esas cuestiones que no son fáciles de responder. Si ya has conseguido publicar un libro con una editorial, esta te pedirá una factura para efectuar los pagos. Pero habida cuenta de que el oficio de la escritura produce beneficios inconstantes, uno se preocupa por saber cuál es el mejor procedimiento para cumplir con la ley.

Si acabas de publicar tu primera novela y te preocupa saber si deberías registrarte como autónomo, deberías saber que la definición de autónomo engloba a quien “realiza de forma habitual, personal y directa una actividad lucrativa”. Y por habitual se entiende, según el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, un tope anual de unos 7.455 euros. Otras lecturas incluyen el salario mínimo interprofesional (756 euros), pero esto no está contemplado a nivel jurídico.

Cuando hablamos de escritores, debemos tener en cuenta el concepto de “profesionalidad”, que el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos incluye en sus competencias cuando se trata de escritores profesionales que publican por cuenta ajena.

Pero, ¿qué entendemos por “profesional” en este contexto?

1. Cuando el autor ha publicado cinco libros distintos por cuenta ajena en ediciones comerciales españolas.

2. Cuando ha percibido por dichas publicaciones beneficios económicos superiores a 900 euros.

3. Las obras financiadas por el autor o aquellas cuya tirada sea inferior a 500 ejemplares en obras poéticas o 2000 obras en otros géneros no están incluidas en el concepto de “libros”.

Y ante este popurrí de ideas, ¿qué es lo que deberíamos hacer? Según Javier Pellicer, lo ideal es no registrarse como autónomo hasta que los ingresos no sean significativos o frecuentes. Y en caso de duda, consultar con un experto en la materia.

Pero entonces, ¿qué hay que hacer si publicamos con una editorial, ésta nos exige una factura y aún no estamos registrados como autónomos?

En ese caso, lo mejor es inscribirse en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), cuya función es gravar la realización de actividades de ámbito empresarial, profesional o artístico, con independencia del lugar donde se realicen tales actividades,

¿Y es obligatorio registrarte en el IAE? Pues en el caso de los escritores sí, ya que el producto final está destinado a generar beneficios económicos. Este registro es obligatorio si queremos beneficiarnos de las royalties emitidas por nuestra editorial, y absolutamente gratuita, ya que solo genera impuestos si nuestras actividades literarias superan el millón de euros. Casi nada.

Inscribirse en el IAE es tan sencillo como rellenar el modelo de inscripción 036, bajo el epígrafe correspondiente a la actividad que se va a realizar. Dicho modelo de inscripción se puede adquirir acudiendo a la Agencia Tributaria. También puede descargarse desde la web online (ver instrucciones), pero ha de presentarse físicamente en las oficinas.

Espero que esta entrada haya ayudado a despejar algunas dudas. Los siguientes enlaces a la web de Javier Pellicer aclaran con mayor minuciosidad el asunto:

La fiscalidad del escritor (I)
La fiscalidad del escritor (II)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s